desatascos hospitalet

Eliminar el mal olor de las tuberías

Con el fin de eliminar el mal olor de las tuberías, los usuarios de pisos o establecimientos (locales) pueden acudir a métodos caseros y muy sencillos, los cuales no se sirven de la utilización de productos agresivos ni perjudiciales para las redes. Por ejemplo, si el usuario dispone de café diariamente, los posos de este producto pueden ser de gran ayuda, puesto que limpiará las tuberías poco a poco y a diario, previniendo así el desagradable hedor. Sin embargo, de poco serviría ir echando posos de café si no se guardasen las debidas precauciones. Por ejemplo, hay que evitar a toda costa echar aceite por los sumideros, pues este producto se convertirá en el interior en un pegamento al cual se adherirán cuantos residuos vayan cayendo por el sumidero.

Pero hay que indicar que, en ciertos casos, sobre todo cuando se utilizan instalaciones antiguas, los olores desagradables pueden producirse incluso cuando los usuarios cuidan bien las instalaciones, evitando el vertido por el sumidero de restos de comida, aceite, etc. Para eliminar el mal olor, además de los posos de café existen otros productos válidos. El procedimiento que se lleva a cabo con vinagre y levadura química, además de agua salada hirviendo, es uno de los más conocidos y factibles.

Es preciso echar la levadura (medio vaso) sumidero abajo. Este componente habrá de estar bien seco, pues así se evitarán los grumos y apelmazamientos del producto. Después y encima se verterá medio vaso de vinagre común, tras lo cual se esperará un tiempo, 20 minutos aproximadamente. Tras ese lapso, el usuario deberá echar por el sumidero agua salada caliente. Después de ello, el mal olor debería desaparecer, así como posibles atascos, aunque esto no siempre sucede así. Hay veces en que las obstrucciones se hallan en lugares de las cañerías poco accesibles y alejados de los sumideros.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE